Agua

Cuenca Grijalva

Podríamos decir que el conflicto hidrográfico que mantienen México y Guatemala en la frontera es tan espinoso como prácticamente desconocido. Esta pequeña disputa, la cuál se remonta a muchos años atrás, podemos resumirla en una pequeña pugna por los beneficios de dos de las seis cuencas que ambos países comparten. Éstas son, la cuenca Grijalva, al suroeste de México y noroeste de Guatemala, y, por otro lado, la cuenca Usumascinta. Los conflictos más recientes han sido en referencia a la primera cuencua citada, a la del río Grijalva.

De los cerca de 58000km2 de los que consta la cuenca Grijalva, cerca del 10% se encuentran es Guatemala, mientras que el 90% restante pertenece a México. Por otro lado, de la cuenca del Usumascinta, con más de 73000km2 de superficie, aproximadamente un 42% corresponden a territorio mexicano, y el 58% restante, al estado guatemalteco.

El problema comienza por el nacimiento de los ríos y por el contexto medio ambiental que rodea a éstos. El río Grijalva nace en Guatemala, y debido a sus crecidas constantes, más de una vez ha habido problemas de inundaciones en la zona mexicana del río que corresponden a la zona de Tabasco. Desde la población, se reclaman responsabilidades, además de al propio gobierno federal, al estado fronterizo. Gran parte de las zonas boscosas por las que transcurre el río Grijalva han sufrido una fuerte degradación en las últimas décadas, de manera que el curso del río se ha visto afectado, “no se ha considerado que en las partes altas de la Cuenca Grijalva localizadas en Chiapas y Guatemala ha ocurrido un severo cambio de uso del suelo resultante en la pérdida de hasta 50% de la superficie de bosques”[1].

Desde el trazado de frontera actual entre los dos países y la inclusión del estado de Chiapas a México, ambos países han tenido pequeños encontronazos por lo que ha sido bastante complicado el fomento de una verdadera cooperación en relación a temas hidrográficos. En 1961, en un intento por crear una verdadera política binacional de agua, se creó la Comisión Internacional de Límites y Aguas entre México y Guatemala (CILA), pero, a la hora de la verdad, las actividades de esta Comisión no están repercutiendo realmente en el buen uso del río y de su aprovechamiento efectivo por parte de la población. Las funciones de esta Comisión, según sus Estatutos, serán las de “aconsejar y asesorar a los Gobiernos de los dos países en los  problemas limítrofes, con facultades de investigación y estudio, así como la de realizar obras previamente aprobadas por los Gobierno, pero no tendrán facultades resolutivas ni de ninguna otra especie que impliquen compromisos para los Gobiernos respectivos”[2]. Es decir, lo verdaderamente importante, como argumenta Edith Kauffer “un tratado de aprovechamiento de aguas y la gestión integral de cuencas compartidas ha quedado marginado de las decisiones de los dos gobiernos”[3],afectando esta falta de entendimiento de manera directa a los ciudadanos que viven en las zonas cercanas al cauce del Grijalva.

Además de los problemas de deforestación y mal estado de la tierra de la cuenca, se destacan más asuntos que terminan causando graves situaciones a las poblaciones, sobretodo de Tabasco y Chiapas, de manera habitual. La falta de una verdadera ordenación o ley territorial en la zona de la cuenca Grijalva ha dado lugar a asentamiento humanos próximos a las zonas de las corrientes, que son la las zonas propicias de las inundaciones del río. Además, ha habido un incremento considerable de sedimentos en el cauce. Si a ello le sumamos también que toda la zona del Soconuso está caracterizada por tener unas lluvias abundantes, las crecidas son aún más propicias. “Los años donde se han registrado crecientes extraordinarias son: 1955, 1973, 1995, 1999 siendo las 2 últimas las que más daños a la infraestructura y a la población han provocado, aunque esto se debe principalmente al crecimiento de los centros de población y áreas productivas en terrenos con alta probabilidad de ser ocupados por inundaciones”[4].

El conflicto más reciente entre los dos países a cuenta del aprovechamiento de los recursos hidrográficos data del año 2007. Una comunidad del Departamento de San Marcos, en Guatemala, realizó una estructura de aprovechamiento hídrico. El agua de la que se alimentaba este pueblo mediante el mecanismo que crearon provenía de un manantial chiapaneco. Este hecho fue denunciado por parte de comunidades mexicanas a las autoridades pertinentes y éstas pidieron explicaciones al gobierno guatemalteco. Ante estas reclamaciones, Guatemala fue tajante y exigió un estudio exhaustivo enumerando todas las comunidades que pertenecían a la zona fronteriza tanto de un lado como de otro que hiciera lo mismo que la comunidad que había denunciado México. Los resultados de estas investigaciones no fueron las esperadas para el gobierno mexicano, puesto que 21 comunidades de Chiapas estaban haciendo lo mismo con manantiales guatemaltecos frente a una comunidad guatemalteca, la del conflicto[5]. Ante el descubrimiento de esta situación, Guatemala propuso “el pago por el agua que se toma de su territorio bajo el principio de cooperación y solidaridad. Las autoridades mexicanas no aceptaron pagar, argumentando que no había ninguna ley mexicana que considerara el pago por el agua en un contexto transfronterizo. Finalmente, ambos gobiernos acordaron que cada uno construiría la infraestructura correspondiente para dotar de agua doméstica a sus comunidades, con fuentes de agua ubicadas en su propio territorio”[6].

Pero los problemas no quedan aquí. La salud de los habitantes también está viéndose afectada por todos estos problemas que afectan a la cuenca, ya que “aguas servidas de las poblaciones se depositan en la red hidrológica, además de desechos y basura. Los municipios no cuentan con plantas de tratamiento de aguas residuales, las que van a dar directamente a los  cursos de agua. Los botaderos de basura se encuentran a cielo abierto y sin ningún manejo[7].

Las actividades más recientes realizadas para intentar mejorar la situación del río y las poblaciones con las que colinda han sido las tareas de limpieza en la cuenca del Grijalva debido a la cantidad de residuos sólidos que ha ido arrastrando el río a lo largo de su cauce[8]. Pero si no se consigue una verdadera colaboración entre los gobiernos de ambos países,  y una participación ciudadana de las zonas afectadas, pocas soluciones factibles tendrá este problema.

 



[1] González, Mario: “Gestión y estrategias de manejo sustentable para el desarrollo regional en la cuenca hidrográfica transfronteriza Grijalva”, ECOSUR, México, 2010. En línea en [http://www.redproagua.com/contenido.php?sec=5&len=es&cont=60&cur=0]  

[2] Canje de Notas entre México y Guatemala en relación a la creación de la Comisión, México, 1961. En línea en [http://www.sre.gob.mx/cilasur/]

[3] García, Antonio; Kauffer, Edith: “Las cuencas compartidas entre México, Guatemala, y Belice: un acercamiento a su delimitación y problemática general”, en Frontera norte, volumen 23, número 45, México, 2011,. En línea en [http://www2.colef.mx/fronteranorte/articulos/FN45/5-f45.pdf ]

[4] Organización Mundial Metereológica: “Gestión integrada de crecientes. Caso de estudio: México: Río Grijalva”, Unidad de apoyo técnico, México, 2006. En línea en [http://www.apfm.info/pdf/case_studies/cs_mexico.pdf]

[5] García, Antonio; Kauffer, Edith: “Las cuencas compartidas entre México, Guatemala, y Belice: un acercamiento a su delimitación y problemática general”, en Frontera norte, volumen 23, número 45, México, 2011,. En línea en http://www2.colef.mx/fronteranorte/articulos/FN45/5-f45.pdf

[6] Íbidem

[7] Morales, Cecilia; Dardón, Jacobo; Orodoñez César: “Situación socioeconómica de las cuencas fronterizas en el occidente de Guatemala” en“El água en la frontera México-Guatemala-Belice”Colegio de la frontera sur, México, 2004. En línea en [http://www.parksinperil.org/files/segundaparte_all.pdf]

[8] Salazar, José: “Aplican plan de limpieza en la cuenca del Grijalva”, Noticiasnet.mx, México, 2011. En línea en [http://www.noticiasnet.mx/portal/principal/65754-aplican-plan-limpieza-cuenca-del-grijalva]